Archivos Mensuales: abril 2012

En esta vida no hay tiempo para nada

Vivimos en un mundo en el que no hay tiempo para nada. Eso es algo de lo que estoy seguro.

Piénsalo. Desde pequeños nos tenemos que levantar todos los días a las 7 de la mañana para ir al colegio o al instituto. Siempre estamos como mínimo hasta las 2 o las 3 de la tarde, sin contar los niños que tienen jornada partida. Luego vienen las actividades extraescolares: Inglés , música, deportes… Muchos incluso destacan en algo de esto y dedican mucho más tiempo a ello. Otros niños se ven inmersos en un mundo social en el que todos los días se sale a jugar al parque. No lo veo mal, pero hay que admitirlo: No tenemos tiempo para nada. Mejor dicho, no tenemos tiempo para nosotros mismos.

La Universidad fue el tiempo más tranquilo para mí… Bueno, espera, no lo fue. Fue también una locura. Llegamos a la Universidad sin tener claro qué vamos a hacer (lo más que recibí fue una charla en el instituto, donde vino un chico que hacía una ingeniería que no era la mía además de una jornada de puertas abiertas de la uni a costa de pirarme clases), y salimos de ella con el mismo pensamiento. ¿Entre medias? Supongo que hubo gente que se lo tomó con tranquilidad, yo no. Intentar ir a todas las clases posibles, trabajos, prácticas, y siempre 3 o 4 meses del año en que mi único objetivo era estudiar. Además, entré en una asociación de estudiantes, jugué el torneo de futbol sala, estuve en la Junta de Escuela, aprendía programación web por mi cuenta…Y también salí mucho e hice muchas horas de cafetería :). Fue una época increible, pero también muy cargada de eventos, responsabilidades, relaciones sociales…

Luego empiezas a trabajar, en un trabajo que no has podido elegir, primero por la situación actual, pero segundo y más importante porque en realidad no sabes a que te quieres dedicar. Por supuesto, durante la universidad nadie te ha guidado para ello… Haces 40 horas a la semana. Además de las 10 de Master (porque ahora todo el mundo hace un Master), y el tiempo que te queda lo gastas en alguna afición que te queda(poca cosa) y en salir con los amigos(o novia, o estar con la familia, lo que sea). ¿Te queda algo de tiempo?

En fin, al final vemos que hemos hecho todo este camino sin saber muy bien como, guiándonos por la sociedad y un poco por un instinto o consciencia que está continuamente siendo atacado por la cultura, el entorno, las relaciones sociales… Es lógico que la gente dude a la hora de qué estudios elegir y qué trabajo tener… ¿pero tanto? Y lo peor de todo es que parece que no tenemos tiempo para pensar tranquilamente y reflexionar lo que queremos hacer con nuestra vida, este ritmo frenético no nos da tiempo para hacer un alto en el camino y pensar si el que estamos tomando es el que más nos convence.

En el territorio emprededor pasa lo mismo. Cuando una persona empieza a trabajar para una empresa, es bastante grave que su trabajo no le satisfaga, a fin de cuentas es a lo que dedica más tiempo durante el día. Pero es aún más grave montar tu propio negocio en un mercado que no conoces o que no te apasiona (y normalmente, si no lo conoces, es que no te apasiona).

Estoy seguro de que han habido casos de éxito , pero normalmente no auguro mucho futuro a alguien que tiene una empresa de algo que no le apasiona, ya que tendrá que hacer muchas , muchas horas de trabajo sobre algo que ni le va ni le viene, y eso es infernal.

Yo siempre digo que lo ideal es tener un trabajo en el que si tienes que currar 12 horas  durante unos cuantos días, no te importe mucho. Y creo que es así, y hay que luchar por ello (nadie regala nada). Me da la impresión de que la gente se complica mucho buscando oportunidades de negocio en sectores que no conoce. ¿Y por qué no coges un sector que te apasione y que conozcas, y aplicas allí tu propuesta de valor como persona? Ah , es verdad, puede que ni conozcas tu propuesta de valor. Y es que no tenemos tiempo para nada…

Anuncios